«Los ladrones vienen por la noche o cuando usted está de vacaciones y además este problema solo afecta a los propietarios de viviendas unifamiliares …» Eso es lo que mucha gente piensa, pero la realidad es muy distinta. Lo cierto es que en la mayoría de los casos entran durante el día, cuando no hay nadie en casa. El mito de que la temporada de vacaciones es la de los robos hace tiempo que se superó. Los ladrones actúan mayoritariamente en los meses de otoño-invierno.

Y en la mayor parte de los casos, no se dedican a las viviendas unifamiliares. Alrededor de tres cuartas partes de todos los robos en viviendas suceden en bloques o edificios con varias viviendas.
Esto es así porque suelen estar poco protegidos y los habitantes tampoco se preocupan mucho de la seguridad: a menudo el portal está abierto o los vecinos lo abren sin más con el portero automático.
Los ladrones entran en el edificio sin problemas y además también tienen acceso franco a la zona del sótano.
La más expuesta en los edificios de viviendas es la planta baja, porque resulta fácil acceder a ventanas y puertas de balcones. Esto no significa que los pisos superiores sean más seguros, ya que las puertas de entrada a la vivienda no están protegidas y son fáciles de abrir.

Deja una respuesta

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, soy tu experto de seguridad, ¿Cómo puedo ayudarte?